¿Qué es la arquitectura biomimética?

arquitectura biomimética

¿Qué es la arquitectura biomimética?

La arquitectura biomimética es aquella que está inspirada en la naturaleza y la toma como referencia para diseñar edificios más sostenibles y por consiguiente más saludables para los seres humanos.

Este tipo de arquitectura, pese a lo que pueda parecer a simple vista, no es algo nuevo. Ya a finales de la década de los 50 contamos con obras arquitectónicas inspiradas en flores y hojas. Esta disciplina que combina arquitectura y biología trata de obtener inspiración en la propia naturaleza, no sólo en lo formal sino en la forma de obtener soluciones a nuestros problemas actuales.

La biomímesis es la ciencia que estudia a la naturaleza como fuente de inspiración y la arquitectura biomimética es una de sus partes. El objetivo final de este tipo de arquitectura es lograr diseñar edificios con un impacto cero en el planeta, es decir, edificaciones sostenibles y saludables, a la vez que cuente con un diseño inspirado e integrado en la naturaleza.

Lo cierto es que tras la crisis pandemia – que nos obligó a permanecer encerrados varias semanas en nuestras casas – se hace más necesario que nunca que las viviendas sean sanas y seguras para quiénes las habitan, además de que estén en sintonía con el entorno natural.

La arquitectura biomimética va mucho más allá de la pura inspiración en la naturaleza

La arquitectura biomimética también está en consonancia con la búsqueda de materiales de base biológica. Se trata de contar con materiales no tóxicos y que sean ecológicos, y de origen natural como puede ser la madera, el cáñamo o incluso la soja. También plantea optar por materiales que puedan producirse en cultivo para así evitar aquellos que se fabrican mediante procesos industriales que consumen más energía.

En definitiva, la arquitectura biomimética va mucho más allá de la pura inspiración en la naturaleza en cuanto a la forma, es más bien tenerla como marco de referencia para encontrar soluciones a problemas habituales a través de la observación de los patrones de comportamiento naturales.

Una continua observación, inspiración y respeto total por la naturaleza, la elección de materiales saludables para los humanos y para el medio ambiente, y un aprendizaje continuo de lo que nos puede ofrecer nuestro entorno natural son algunas de las claves de esta arquitectura que ha venido para quedarse.